Hace unos días que tuve la ocasión de tomarme un pequeño descanso. Ya hacía mucho tiempo que no iba a Madrid, dos años creo recordar, con lo que no me lo pensé demasiado y allí fui. Una ciudad de la que siempre me voy con ganas de volver.
Después de largos paseos y descansar un poco, quise sacarme unas fotos en la plaza de la catedral de la Almudena y en el jardín del Palacio Real. Una zona tan sumamente bonita aquella que no podría irme de ella sin haberme hecho unas cuantas fotos.
Aquí os las dejo ¡Espero que os gusten!

 ¡Besos de melocotón!